jueves, 12 de agosto de 2010

YOLANDA MORENO...La Bailarina de mi Venezuela




La primera bailarina de Venezuela, Yolanda Moreno, nació en la Parroquia San Juan, en el barrio El Guarataro, desde muy pequeña creció cercana al arte, por ser vecina del escritor Aquiles Nazoa. La niña que empezó en la danza a los 13 años, luego se convirtió en estrella internacional y, actualmente, se consagra en todo escenario que pisa, como bailarina, como coreógrafa o simplemente con la nobleza que transmite como ser humano y artista, ha llevado su talento a muchos países Europeos, Asia, Unión Soviética etc.

Pensar en el desarrollo que ha tenido la danza en nuestro país, sin que ocurra un enlace inmediato con el aporte que le ha dado la bailarina Yolanda Moreno, significaría arrancarle no una, sino varias páginas al acervo cultural de la Nación, con la historia que ha sido escrita por una de las más dignas exponentes del folklore venezolano; una señora que demuestra con su amplia sonrisa y su impecable imagen, cuánto amor se puede sentir por esta tierra que la vio bailar por primera vez, desde muy pequeña, en los templetes en la Plaza Capuchinos, y que hoy en día le agradece el inmenso legado que sigue labrando con su querida agrupación, “Danzas Venezuela”.

Sin ser un tablado para la danza, de igual manera ella cautiva, desde un principio, con su presencia, transmitiendo una imagen muy bien cuidada y esmerada en los detalles, lo cual se traduce en una hermosura física y espiritual que bien despista el pasar de los años.

Su secreto para mantenerse joven es simplemente llevar la vida con optimismo; y que el gran secreto también está en la insistencia y en nunca bajar la guardia.

Quizás sea esa conciencia de lo imprescindible que es el mantenerse disciplinado y perseverante para lograr lo que se quiere, el impulso que permitió que esta bailarina se haya elevado, desde muy pequeña, advirtiendo su talento entre las personas que le rodeaban; tal y como sucedió cuando llegó, en 1950, al “Retablo de Maravillas”, y cautivó al director de este proyecto, el poeta Manuel Rodríguez Cárdenas.

Fue bautizada en Puerto Rico como “La bailarina del pueblo de Venezuela” y, después, el poeta Manuel Rodríguez Cárdenas, su esposo, le quitó el “de” porque era más sonoro, y es llamada “La bailarina del pueblo venezolano” estuvo casada por 43 años con Manuel Rodríguez Cárdenas de quien tuvo dos hijos. En cuanto a su carrera artística, al caer Pérez Jiménez, formó, junto a su esposo, la Agrupación Venezolana de Danzas Nacionalistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada